Tomillo contra al vértigo, lupus, fibromialgia, artritis, fatiga crónica, problemas de tiroides y muchos otros.

La medicina natural es una práctica bastante antigua para tratar dolencias de salud muy diversas e importantes. De hecho, se ha vuelto tan eficaz que en la actualidad, incluso con la aplicación de medicamentos y productos de laboratorio, la medicina natural sigue siendo una muy buena opción.

Además de ser fáciles de adquirir, los productos naturales protegen su cuerpo en general, no se centran en una solución específica.

Por otro lado, no dejan efectos secundarios por lo que casi cualquier persona puede utilizarlo sin mayores inconvenientes. También son baratos y fáciles de adquirir, este particular puede tenerlo en su cocina, ahora mismo.

El tomillo es una de esas plantas que conservamos para elaborar excelentes platos, aportando un aroma y sabor característicos que la convierten en un ingrediente ideal en su cocina. Sin embargo, hay usos que usted puede dar que tal vez nunca se le ocurrió.

La mejor parte de esto es que dicho tratamiento requiere muy poco tiempo y dinero.

No se debe dedicar hasta altas horas de la noche, después de un día de trabajo pesado para prepararlo. Con esta simple infusión, usted obtendrá mayores beneficios de los que cree.

Con un solo ingrediente se combaten muchas molestias

El tomillo tiene propiedades adecuadas para tratar la salud ya que es una planta rica en minerales (calcio, hierro, potasio) y además desinfla y sirve como un antioxidante muy eficaz.

Ayuda a la formación de glóbulos rojos, combatiendo la fatiga, asma, mareos, lupus, artritis, esclerosis, laringitis y dolor de garganta.

Sus componentes se utilizan para productos de laboratorio, sin embargo, le recomendamos que lo consuma de forma totalmente natural para que pueda prevenir cualquier molestia causada por los productos químicos que la droga trae consigo.

Para fomentar su uso regular, es necesario seguir la siguiente preparación.

Ingredientes:

  • Un puñado de tomillo puede ser seco o fresco.
  • Un poco más que una taza de agua.
  • Un par de cucharadas de miel pura, para mejorar su sabor.

Para la infusión, hay que hervir el agua y lavar muy bien el tomillo, añadirlo cuando el agua alcance el punto de ebullición.

Dejar tapado durante no más de 5 minutos antes de retirarlo del fuego. Se puede colar y añadir la miel inmediatamente, sólo si se desea endulzar.

Consuma una taza de ayuno diario, en pocas semanas, se recuperará del dolor y de los mareos. Trate sus molestias aprovechando al máximo este tratamiento.

Artículo recomendado Las 3 excelentes alternativas sanas para el azúcar